Cómo NO atraer la buena suerte: mejor crearla ✌️

por Cristina Ropero
La mejor forma de tener suerte no es tenerla, es crearla. Aprende los tipos que hay y cómo hacer que las cosas vayan a a tu favor.
como atraer la buena suerte

Inicio » Blog » Cómo tener suerte

Algunas personas parece que tienen toda la suerte del mundo: un trabajo perfecto, una pareja perfecta, una vida perfecta.

Si no vienen de una familia acomodada, resulta que conocen a alguien que les hace un favor, o tienen un boom de seguidores que les reporta dinero.

Al resto de los mortales, nos tocan las migajas.

Sin embargo, resulta que si tuviésemos 1000 vidas, quisiéramos que nos fuese bien en todas. No solo en aquellas en las que tuviésemos suerte, sino en todas.

Por tanto, la gente como tú y como yo necesitamos que la suerte pase a ser algo controlable.

La suerte es caprichosa. Solo tienes que darte una vuelta por las redes sociales y parece que e a todos les va bien menos a ti.

Pero si estás sentado esperando a que la suerte aparezca en tu vida como el que espera el autobús, no tienes el enfoque adecuado.

No es algo que te ocurre, es algo que te buscas.

Puedes aprender a crearla.

Cuéntame más, dicen los de la Lotería

Y en este artículo, comparto contigo las herramientas para tener suerte en tu vida diaria.

Cómo tener suerte en un mundo compejo

Es evidente que la realidad es tremendamente compleja.

Es imposible predecir el resultado de una acción con exactitud o la probabilidad de que ocurra algo.

Para que lo entiendas.

Que Sonia y yo termináramos haciendo terapia online es consecuencia de un montón de casualidades:

  • Que decidiésemos estudiar psicología las dos, en la misma universidad, y acabásemos en la misma clase, nos hizo conocernos.
  • Que yo necesitase dinero para independizarme me hizo servir cenas en un catering de bodas durante dos años.
  • Que acabase harta del catering me hizo que no me lo pensase cuando me llamaron para cubrir una baja de tres meses en una fábrica de bollos.
  • Que en cuanto se me acabase el contrato y me viese sin trabajo justo me llamasen para trabajar en un centro psicotécnico.
  • Que mi primer puesto como psicóloga en una clínica me lo ofreciera mi futura jefa, que fue a renovarse el carnet de conducir justo en el turno de tarde, que era cuando yo trabajaba.
  • Que durante mi trabajo en la clínica apareciera el COVID-19 y tuviese que dar terapia online debido a los confinamientos, me hizo ver que tanto a los pacientes como a mí nos gustaba tener la sesión desde casa.

¿Lo ves?

El mundo está gobernado por una mezcla de decisiones y de azar. No podemos predecir todas las consecuencias, por mucho que nos empeñemos.

Ni con una bola de cristal.

como tener suerte

Pero entonces, ¿Qué podemos hacer?

Como todo está interrelacionado, podemos concluir dos cosas:

  1. Muchas cosas de las que nos ocurren se escapan a nuestro control.
  2. Nuestras acciones tienen consecuencias (aunque no podamos predecir sus resultados con precisión)

Por tanto, tenemos que centrarnos en esa parte que sí podemos controlar.

¿Qué tipos de suerte hay y cómo podemos controlarlas?

Aquí está el jamón dicen los de los amuletos.

Como hemos dicho, vivimos en un mundo donde cada acción tiene sus consecuencias.

Si no eres consciente de ello, te perderás un montón de oportunidades (y muchas veces, sin darte cuenta de ello).

Según Naval Ravikant (un gurú de Silicon Valley al que le ha ido muy bien) existen cuatro tipos de suerte.

Tipo 1 – Suerte aleatoria

Es esa que existe cuando ocurre un evento totalmente fuera de tu control.

Por ejemplo, cuando a alguien le regalan un décimo de lotería y justo le toca el gordo.

Tipo 2 – Suerte por derribo

Es aquella que llega a través del trabajo duro, la persistencia. Se trata de moverse, agitar las cosas, generar oportunidades.

Para mí, es la suerte más fácil de conseguir.

Consiste en hacer cosas para que pasen cosas.

Como estar en un laboratorio y ponerte a hacer experimentos a ver qué pasa.

como tener más suerte

Por ejemplo, imagina que quieres encontrar pareja.

Aplicar este tipo de suerte podría consistir en un juego de números, como hacerte Tinder y que te guste todo el mundo.

Si quieres conocer gente nueva, podrías apuntarte a todas las actividades que encuentres, o acudir a eventos de Meetup de todo tipo en tu ciudad.

Otro ejemplo, esta vez para conseguir trabajo, sería echar currículums durante una hora cada día. Al final del año, eso son muchas candidaturas.

Tipo 3 – Suerte por habilidad

La tercera forma de suerte consiste en saber detectar oportunidades.

Si te conviertes en una persona muy hábil en algo concreto, te darás cuenta de las oportunidades de las que otra gente jamás se percatarían.

Pasas a ser algo así como una especie de sensor de suerte humano.

Por ejemplo, supongamos que te encantan los coches, y lo sabes todo sobre ellos. Sabes un montón sobre motores y modelos, y te encanta cacharrearlos. La típica persona a la que consultan a la hora de comprar un coche nuevo o cuando tienen que llevar el suyo al taller.

Seguramente sepas ver chollos donde otra gente no ve nada, como la posibilidad de comprar un coche usado muy bien cuidado y a un precio irrisorio.

Tipo 4 – Atraer la suerte de los demás

Este es el tipo más raro y más complicado de conseguir.

Es ese momento en el que eres tan bueno en algo, que te conviertes en alguien único, lo que hace que la suerte de los demás se te pegue.

Siguiendo con el ejemplo de los coches, digamos que eres tan bueno que te empiezan a presentar a gente, e incluso te llaman para dar tu opinión en alguna entrevista.

Por pura suerte (tipo 1), a un amigo tuyo le tocan dos entradas para el Dakar, y no tiene a nadie con quien ir.

Bueno, pues su suerte se ha convertido en la tuya.

¿En quién crees que va a pensar?

Exacto, en ti.

7 formas de dominar tu suerte (sin amuletos)

Bien.

Ahora que hemos visto los tipos de suerte que hay y hasta qué puntos podemos controlarlos, quiero compartir contigo una serie de enfoques desde los que enfrentarnos al día a día para tener la fortuna de nuestro lado.

1. Blíndate frente a la mala suerte

atraer la buena suerte y el dinero

Lo primero que tenemos que hacer para tener buena suerte es protegernos frente a la mala suerte.

Por ejemplo.

Imagina que tienes menos de 25 años y quieres irte de viaje con tus amigos. Al dueño del coche le da pereza conducir, y decides cogerlo tú, aunque no estés incluido en el seguro.

Total, no va a pasar nada. Y si pasa algo, decimos que conducía el dueño.

Durante el viaje en carretera, tenéis un accidente y hay heridos. Esto os hace estar de juicios, y los seguros se lavan las manos porque tú no estás incluido en la póliza.

¿Es mala suerte?

Sí.

Pero si hubieras aceptado que las estadísticas nos afectan a todos, habrías limitado las consecuencias y te habrías ahorrado muchos dolores de cabeza.

Como no podemos eliminar el factor del azar en nuestras vidas, no nos queda otra que aceptar que a veces las cosas no saldrán bien.

Saber esto y asumir las pérdidas con entereza son factores inherentes a las personas a las que les sonríe la fortuna.

El secreto aquí es asegurarnos que las pérdidas sean asumibles y limitadas.

2. Toma decisiones asimétricas favorables

Tiramos una moneda al aire.

Si sale cara, te doy 3 €. Si sale cruz, me das 1 €.

¿Jugarías?

Deberías.

Tantas veces como pudieses, porque la probabilidad está 3 a 1 a tu favor. Jugando suficientes veces, harías mucho dinero.

En la vida tienes que hacer lo mismo: exponerte a decisiones asimétricas, donde las probabilidades vayan a tu favor.

Por ejemplo:

  • Pedir una beca, donde el coste es echar la solicitud y el beneficio puede ser estudiar en el extranjero o estudiar y trabajar en lo que te gusta.
  • Hablar a la persona que te gusta: donde el coste es el tiempo que tardas en escribir o llamar, y el beneficio puede ser acabar juntos.
  • Escribir a alguien a quien admiras: lo mismo, el coste es el tiempo en escribirle y el beneficio puede ser conocerle.
  • Echar currículums durante una hora al día: pierdes una hora al día durante un tiempo, y el beneficio puede ser encontrar un trabajo que te guste
  • Hacer ejercicio y comer saludable: el tiempo que tardas en ir, hacerlo, y volver (o el de cocinar y comprar) frente a evitar un montón de enfermedades y tener el cuerpo que deseas.
  • Dormir bien: igual, vencer la pereza de irte a la cama frente a estar descansado todo el día y rendir más en el trabajo o la universidad.

Justo lo contrario que la lotería, donde la probabilidad a tu favor es ridículamente pequeña.

Recuerda: Probabilidad a tu favor x Tiempo = Buena suerte

3. Aumenta tus opciones

Un ingrediente clave de la suerte es tener opciones.

Esta me gusta a mí, dicen los de los de las casas de apuestas

Construir tu vida alrededor de opciones te permite cambiar de camino cuando te interese.

No tenerlas significa no poder hacerlo, perder oportunidades o directamente no poder cambiar tu situación por poco que te guste.

Sería cerrarle las puertas a la suerte tipo 2.

Estudiar algo con muchas salidas (estudiar lo que te apasione sería tipo 3 porque lo tendrías más fácil para ser muy bueno).

Alquilar un piso en lugar de comprarlo te permite cambiar de ciudad si te sale un trabajo nuevo, o irte si tienes unos vecinos molestos.

tipos de suerte

Tener dinero ahorrado como para aguantar varios meses sin trabajar te da la tranquilidad de poder dejar tu trabajo si tu jefe se pasa de la raya o si te hacen asumir funciones que no encajen contigo, además de estar tranquilo si te despiden.

¿Entiendes el concepto verdad?

Todas las formas de opcionalidad que se te ocurran pasan fundamentalmente por tres pilares básicos:

  1. Dinero: si tienes dinero suficiente ahorrado o un buen flujo de ingresos, podrás tomar decisiones más arriesgadas, como cambiar de trabajo o pagarte un curso.
  2. Libertad: de movilidad y de tiempo. La primera te permitirá cambiar de casa o incluso de ciudad o país si lo necesitases, y la segunda te permitirá explorar tus intereses (podrías escribir un libro, apuntarte a baile, pasar más tiempo con tus hijos…).
  3. Destrezas: una forma de cruzarte con la buena suerte es adquirir habilidades. Aprender a cocinar, a hacer cocktails, un idioma… nunca se sabe con quién te puedes cruzar. No se trata de hacerle un Ratatouille a alguien (o sí), pero un interés común la persona adecuada puede abrirte muchas puertas.

Sonia y yo por ejemplo.

No podríamos haber montado Heroicamente si no hubiésemos reservado el tiempo necesario para hacerlo, aunque fuera a costa de ganar menos dinero.

4. Construye una reputación

No se trata de tener más contactos que el Pequeño Nicolás.

Pero si eres una persona en la que confiar, con una alta integridad, que piensa a largo plazo, y además posees algún tipo de habilidad… entonces otra gente recurrirá a ti cuando necesite a alguien de confianza.

Los influencers como Ibai Llanos pueden disfrutar de oportunidades y experiencias que otras personas no, porque se han labrado una reputación.

Tu carácter y tu reputación son cosas que puedes construir, lo cual te dará ventajas y oportunidades que otra gente calificará como suerte.

Dirán cosas como: A ese le fue bien sí…

¿Quieres conseguir algo en el trabajo?

¿En el amor?

¿Quieres tener más amigos, contactos?

Piensa en qué tipo de persona debes de ser y trabaja para conseguirlo.

4. Muestra aprecio e interés por los demás

Suena a tópico, pero es cierto.

Muchas veces vamos en piloto automático, sin dar importancia al resto, y esto tiene un gran impacto en nuestras vidas. No apreciamos lo que los demás hacen por nosotros, lo damos por hecho.

Ejemplos:

Ser amable con los demás, hacerles la vida más sencilla, acordarte de ellos, o de aquello sobre lo que estaban preocupados el otro día… son cosas que no nos cuestan nada y que hacen que les caigamos bien al resto.

¿Puedes hacer un favor?

Hazlo.

Si les caes bien a los demás y te preocupas por ello, será más probable que los demás también se acuerden de ti cuando menos te lo esperes.

5. Evita la parálisis por análisis

¿Has oído hablar alguna vez de la parálisis por análisis?

Se trata de esos momentos en los que no somos capaces de tomar una decisión y actuar a causa de exceso de análisis.

Cuando hay tantas cartas sobre la mesa, ¿cómo saber cuál es la mejor?

como tener suerte en la loteria

Pensárselo demasiado, vaya.

Por ejemplo, si no sabes qué hacer con tu vida: ¿Me voy a vivir a Londres o me quedo en Madrid?¿Estudio ADE o Derecho?Quiero pasar tiempo con mi pareja pero no sé qué hacer

Te cuento cómo romper el bucle.

Lo mejor es empezar a moverse en una dirección, por pequeños que sean los pasos.

Puedes hacer pruebas:

  • Ir a Londres de viaje, a ver si te gusta
  • Habla con alguien que haya estudiado y trabaje de lo que quieres a ver cómo es su día a día
  • Prueba cosas que hacer hasta que des con una que podáis incorporar a vuestra lista de planes: ir a los bolos, ir de excursión, ir al cine, hacer un picnic, una cena temática, juegos de mesa…

Cuando empieces a moverte, verás que la rueda empieza a girar sola y las cosas se hacen más sencillas.

6. Desarrolla tu resiliencia

Generar oportunidades y opcionalidad es importante para atraer los tipos de suerte 2, 3 y 4, pero también es importante hacerte una persona resiliente.

Si puedes aprender de tus errores, actuar en consecuencia, entonces te moverás mucho más rápido.

Incluso aprender a salir fortalecido (esto lo explica muy bien Nassim Nicholas Taleb en su libro Antifrágil).

Te digo una cosa.

Muchos de nuestros pacientes son personas que han tenido que aprender a no derrumbarse cuando las cosas no salían a la primera, o como ellos querían.

Han moldeado su mente para aprender a decir vale, las cosas han salido mal, ¿y qué? He aprendido la lección, y lo intentaré de otra forma.

Resumiendo

Con todo lo que te he contado, la suerte deja de ser suerte y empieza a ser algo determinístico, en parte bajo nuestro control.

Es cierto que el azar juega un papel fundamental, y siempre habrá cosas que no podemos prever o frente a las que no podemos hacer nada, pero en muchas ocasiones sí podemos actuar.

Es como una partida de cartas.

Aquí viene un all in, dirían los del poker

El destino reparte cartas, pero nosotros decidimos cómo jugarlas.

Y una manera muy buena de jugarlas es protegerte frente a las pérdidas, generar una situación de opcionalidad, y entonces agitar el avispero, a ver qué pasa.

Porque cuando haces cosas, pasan cosas.

Si quieres ampliar, te dejo este enlace, donde podrás ver otra visión sobre este mismo tema.

Por último, ¿necesitas un empujón?

Si estás de acuerdo con todo lo que te he contado, pero necesitas un empujón, hay dos maneras muy rápidas de mover el avispero.

  1. Suscribirte para recibir una serie de emails con consejos prácticos para aplicar en tu día a día, o bien…
  2. Venir a terapia con nosotras.

Y si tienes dudas, también puedes ver aquí cuándo ir al psicólogo.

¿Tú qué opinas, cómo ves el tema de la suerte?

¿Tienes algún otro sistema?

¿Se te ocurren más ideas que implementar para tener una vida que nos favorezca?

¡Cuéntamelo en los comentarios!

Somos Psicólogas de Héroes y tenemos algo increíblemente práctico 🔥

Puedes apuntarte y recibir gratis unos emails (muy originales) donde te contamos…

  • Qué es exactamente eso de ir al psicólogo
  • Por qué NO hay que estar como una regadera para sacarle partido
  • Consejos increíblemente prácticos para lograr una mente heroica
* Aviso: podrían entrarte ganas de cambiar tu vida

Escrito con ❤️ por Cristina Ropero

Soy la típica a la que todos van a contarle las cosas que no le cuentan a nadie más. Además, soy deportista, cocinera, viajera, testaruda... Y Psicóloga. Eso también.

0 comentarios

Enviar un comentario

Info. de protección de datos

Responsable: Cristina Ropero Armijo y Sonia Rodríguez Báñez
Finalidad: contestar a tu correo electrónico o comentario, agendar una cita y/o enviarte nuestra newsletter.
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos se encuentran alojados en Raiola Networks.
Derechos: podrás ejercer tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email aquí o ante la Autoridad de Control.
Información adicional: encontrarás más información en nuestra Política de Privacidad